29 ago. 2011

COSTILLAS A LA MIEL



Esta receta es tan fácil que prácticamente se hace sola y el resultado es realmente espectacular. Las costillas quedan con un sabor dulzón y muy jugosas y no se nota el sabor a miel.

INGREDIENTES:
• Costillas de cerdo
• Medio vaso de miel
• 1 limón
• Sal y pimienta

PREPARACIÓN:
En una bandeja de horno poner las costillas de cerdo y salpimentar.
Meter en el horno unos 50 minutos a 200ºC hasta que queden doraditas. 
Mientras, hacer la mezcla para la salsa, que se tarda menos de 1 minuto. En un vaso se pone medio vaso de miel y el zumo de un limón, remover un poco para que se mezcle bien. Cuando a las costillas estén casi listas verter por encima la salsa y dejar en el horno unos 5 minutos más para que se terminen de dorar con la miel.
En este caso las he acompañado con las patatas de la abuela.




NOTAS:
Esta receta se puede hacer con cualquier corte de costillas: el costillar entero, troceadas una a una o costillas troceadas en trozos pequeños. 

4 comentarios:

  1. Nunca las probe con miel, por miedo a que quedaran dulces, pero si no se le nota el sabor, las haré.
    Gracias por quedarte en mi cocina.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  2. Y sobretodo; chuparse los dedos, jeje, besitos.

    ResponderEliminar
  3. Mmmmmm, tienes razón Caty, chuparse los dedos y también los huesecillos, en casa estas costillas quedan sin nada de carne, roídas totalmente jajajja! Besos!

    ResponderEliminar
  4. Yo que nunca cocino, tras descubrir tu blog decidí aventurarme a hacer esta receta, que no me ha costado nada de trabajo, y ha salido muy buena.
    PD: Yo le añadí al final un poco de salsa barbacoa, pero no en cantidad, ya que el dulzor de la miel le da un toque excelente.

    Firmado: una tiquismiquis comiendo.

    ResponderEliminar